El balance que dejaron los Juegos Suramericanos de la Juventud 2017

América del sur es una región en la que las competiciones deportivas suelen estar dominadas por dos países: Brasil y Argentina, sin embargo, la última edición de los Juegos Sudamericanos de la Juventud, disputados en 2017 en la ciudad de Santiago de Chile dejaron un balance muy revelador.

En el cuadro de medallas del evento aparece Colombia en segundo lugar con 45 medallas de oro, por detrás de Brasil con 61 y muy por encima de Argentina con 35. Lo cual develó en su momento la importancia que la nación cafetera podría tener en competiciones como los Juegos Olímpicos.

Las diferencias entre las tres primeras delegaciones clasificadas y sus contrapartes son más que significativas, pues incluso Chile, potencia económica regional y organizador del evento, quedó muy rezagado en el número de medallas obtenidas, aún cuando ocupó el cuarto lugar en la tabla.

La próxima edición del evento tendrá lugar en Rosario en 2021

La ciudad argentina de Rosario será la sede de la tercera edición de los Juegos Sudamericanos de la Juventud y aunque se prevé que los locales disputen cabeza a cabeza con Brasil la cima del medallero del evento, Colombia aparece ahora para la mayoría de aficionados y apostadores como una de las representaciones más consistentes.

De las 32 disciplinas que congrega el evento, los argentinos destacan en bádminton, básquetbol 3×3, boxeo, canotaje, ciclismo, esgrima, gimnasia, karate, levantamiento de pesas, lucha, natación, remo, taekwondo, tenis, tenis de mesa, triatlón, y voleibol de playa, se anticipa que Delfina Pignatiello, bicampeona mundial juvenil de natación, en 800 y 1500 metros libres, volverá a ser la abanderada nacional.

Por su parte, los colombianos son fuertes en atletismo, ciclismo, levantamiento de pesas y clavados, todos deportes individuales, la figura más importante de la delegación colombiana es el nadador Juan Manuel Morales, quien sumó un total de siete medallas en la edición anterior del evento, tres de oro, tres de plata y una de bronce, así como una marca clasificatoria para los Juegos Olímpicos de la Juventud que se celebraron en Buenos Aires en 2018.

A modo de conclusión

Si bien se trata de un evento regional que tiene apenas dos ediciones, la primera de ellas en Lima, la segunda en Santiago de Chile, los Juegos Suramericanos de la Juventud han probado ser un semillero excelente para las distintas delegaciones deportivas del continente en su intento por ganar relevancia en las competiciones olímpicas.

Casos emblemáticos como el de la nadadora argentina Delfina Pignatiello, y el nadador colombiano Juan Manuel Morales, hablan ya de la importancia que este tipo de competiciones pueden cobrar en perspectiva, y del interés de sus respectivas delegaciones de posicionar a sus atletas internacionalmente.

Hay mucho más que el orgullo nacional en juego, las cifras de los derechos deportivos y de explotación de la imagen que están empezando a manejarse pueden parecer chicas si se les compara con las que existen alrededor de los atletas europeos, en particular de los futbolistas, pero aún así, es un mercado creciente con muchísimo interés de todas las partes.